FOTO 3

No se si estáis al tanto, aunque si os gusta la fotografía intuyo que sí. Hace poco se celebró el certamen de fotoperiodismo  World Press Photo. Y ha estado marcado por la polémica. El galardonado fue Giovanni Troilo con una serie llamada “Charleroi, el corazón oscuro de Europa”. Fotografías que hablan de la ciudad de Charleroi, en el sur de Bélgica. Pretende ser una reflexión sobre la decadencia de Europa, el sexo, la violencia, el intercambio de parejas y los problemas psiquiátricos entre otros.

Pero la polémica saltó cuando los rumores de fraude se hicieron eco. Una foto  periodística es una foto espontánea. Sin embargo, en estas fotos hay claramente gente posando, actores, y esto va totalmente contra las normas de este concurso. Las imágenes estaban construidas, y como el mismo afirma, en una fotografía en la que aparece una pareja en un coche practicando sexo en un lugar que según citaba “es donde van los de Charleroi a practicar sexo”, fue su primo el que accedió a ser fotografiado en el coche de su amigo con una chica. Aunque en su defensa añadió que de todos modos su primo lo veía como normal, que las parejas solian utilizar ese sitio como picadero.

Además el belga Bruno Steven, descubrió que una de las fotografías no había sido tomada en Charleroi, si no en el barrio belga de Molenbeek. Lo que hizo que los jueces del certamen se reunieran para tomar una decisión.

La polémica se convertía poco a poco, día a día, en una bola de nieve cada vez más grande que terminó arrollando al fotógrafo y despojándolo del titulo de vencedor.

Tras mucha reflexión, el italiano fue descalificado, ya que no había respetado las reglas del certamen fotográfico. Colegas del oficio alegan que no es un comportamiento adecuado y consideran que son buenas fotografías, pero artísticas, no periodísticas.

Esto ha acarreado un intenso debate sobre la definición actual de fotografía de prensa, fotografía documental y fotoperiodismo.